Consumo sostenible de juguetes

En navidad, si hay algo que nunca falta, son los juguetes. Los juguetes son herramientas para desarrollar y potenciar las características personales de cada niño, objetos con los cuales aprenden y exploran el mundo que les rodea y, sobre todo, se divierten. Un niño que juega es sinónimo de niño sano, por lo que debemos tener muy en cuenta que la principal finalidad de un juguete no es enseñar, sino entretener y divertir.

Un juguete se define legalmente como “todo producto concebido o manifiestamente destinado a fines de juego por niños y niñas de edad inferior a 14 años”.

Son muchos los que en esta época del año se ofertan y demandan ya sea en tiendas como por televisión, y como todo producto tiene un ciclo, pero ¿son todos apropiados para practicar un consumo sostenible al comprar y desechar los juguetes?

Es conveniente preguntarse: ¿es realmente necesario comprarlo? Hay que recordar que es posible el juego sin juguetes, que podemos construir nuestros propios juguetes, y que los juguetes usados se pueden reparar y reciclar.

Una vez contestada esta pregunta y habiendo decidido adquirir un juguete, hemos de tener en cuenta una serie de criterios:

  • Que divierta. Un juguete aburrido no cumple su cometido.
  • Que permita emplear la imaginación y la creatividad.
  • Que favorezca la adquisición o el desarrollo de habilidades y destrezas propias de la edad.
  • Que sea adecuado a la edad, nivel intelectual y gusto del niño.
  • Que la publicidad no influya en la compra, se ha de comprar con criterios propios.
  • Que contengan recomendaciones de uso, garantía e información sobre centros de reparación …

Al comprar un juguete, tenemos que asegurarnos que el etiquetado lleve, de forma visible, legible y en el idioma del país en el que lo compremos:

  • El nombre, la razón social.
  • La marca de seguridad CE.
  • Las advertencias y las indicaciones de uso y manejo (para aquellos juguetes que lo precisen).
  • La marca registrada del juguete, así como la dirección del fabricante o de su representante autorizado en la UE o del importador en la UE.

Los juguetes para poder comercializarse deben ir provistos del marcado CE, mediante el cual el fabricante o su representante autorizado confirma que los juguetes cumplen las normas y requisitos legales sobre seguridad.

En caso de que un juguete provisto del marcado CE comprometa la salud o seguridad de los consumidores las autoridades competentes han de adaptar las medidas oportunas para retirarlos del mercado o bien limitarán o prohibirán la comercialización.

Los juguetes deberán ir acompañados de indicaciones que permitan reducir los riesgos de uso.

Esta ha sido la primera entrega de esta guía. Continuaremos con los criterios de sostenibilidad en la compra de juguetes.

La Fundación Vida Sostenible ha creado La Guías FVS, una serie de publicaciones dedicadas a la orientación de compra de distintos productos sostenibles que recientemente cuenta con la guía de juguetes.

Fuente: Ecointeligencia y Ardea Iniciativas y Estudios Ambientales

Anuncios

Acerca de ardeaserviciosambientales

Empresa dedicada al Medio Ambiente a través de los estudios ambientales como prevención y de las iniciativas ambientales como medida educativa.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s